Hago

Artesanos joyeros: Oro

30 julio, 2018

Con el avance de nuestras colecciones de oro y los últimos diseños que hemos incorporado, el post de hoy lo dedicamos a contaros cómo fabricamos y tratamos este material en nuestro taller. Así, podréis informaros no solo de las características del oro que usamos, si no también de los procesos artesanales que empleamos y de algunas curiosidades que seguro que os gustará saber. Recordad además que este material no solo se usa en colecciones fabricadas íntegramente del mismo, si no también en pequeños detalles como los que podéis encontrar en nuestras joyas personalizadas. ¡Comenzamos!

El material

Seguro que habéis oído hablar de los kilates, los tipos de oro, la palabra aleación…¿pero qué supone realmente todo esto? Y, ¿cuál estáis adquiriendo al comprar en Hago? Para empezar, debéis saber que cuando hablamos de kilates, nos estamos refiriendo al nivel de pureza del oro. Así, encontramos distintos tipos en función del porcentaje de oro puro que contenga el metal en cuestión. Los más comunes que habréis podido oír son 24ktes, 18ktes o 14ktes, de los cuales, el elegido por nosotros es el de 18ktes.

¿Por qué? El oro de 18ktes presenta una composición aproximada de 75% de oro y 25% de aleación. De esta forma, el material se convierte en idóneo para ser trabajado por su dureza y maleabilidad. En el caso del oro de 24ktes, la pureza es superior, pero el metal resulta demasiado blando y tiende al fácil desgaste.

Los procesos

Una vez seleccionado el oro idóneo, pasa por distintos procesos hasta convertirse en las piezas que finalmente disfrutáis. Así, pasa por la fundición en nuestro taller y la posterior preparación del metal para dotarlo de las características perfectas para ser trabajado por nuestros operarios de taller. Una vez en sus manos, pasa por procesos de laminado, recorte a mano y abrillantamiento.

 

 

Nuestras creaciones

Una vez creados, tratados y perfeccionados, nuestros diseños pasan (en caso de que se requiera) a formar parte de soportes tales como cadenas para gargantillas o pulseras de oro. Aunque la elección puede ser vuestra, nosotros siempre preferimos adelantarnos y ofreceros ya algunos diseños montados a nuestro criterio. Para los que necesitéis algo de asesoramiento para el primer caso, hay algunas cuestiones que deben tenerse en cuenta. En primer lugar, el peso de las piezas (ya sean colgantes o charms para pulseras) debe estar compensado con el de la cadena. Tal vez vuestra intención sea tener una cadena casi invisible al cuello con un colgante que destaque por algún sentido estético, pero siempre podéis optar por ejemplo por eslabones de un grosor mayor como espiga fina antes que venecianos.

En segundo lugar, y como ya hemos dejado ver, vuestro sentido estético. Cada tipo de colgante tiene una forma y dimensiones, por lo que la forma de los eslabones determinará bastante el estilo general de la pieza y si se adecua o no a los colgantes. En el caso de las pulseras, además, nosotros preferimos ofrecer cada argolla dentro de los eslabones (si estos lo permiten), de esta forma los colgante siempre quedan fijos y hay menos fricción o desgaste entre ellos.

Y como no puede ser de otra forma, nuestra pulsera de nudos también se reinventa en oro para garantizar un diseño original para llevar solo con vuestras medallas y charms personalizados, también en oro. Como sabéis, al ser una pulsera rígida su resistencia es mayor que la de los eslabones y previene tirones o gestos bruscos derivados de ellos. Además, esta pulsera tiene un cierto margen de adaptación dentro de la muñeca, lo cual siempre es un extra en comodidad.

  

¿Qué os ha parecido este post? ¿Os ha ayudado a entender un poco mejor esta parte de la joyería? Contadnos vuestras impresiones y, por supuesto, consultadnos cualquier duda que os surja. 🙂

Tú sueñas, yo Hago

You Might Also Like