Hago

Soldaduras para metales y fundente

2 octubre, 2011

Algunos términos del sector que pueden ser de vuestro interés.

Soldadura floja:

La soldadura floja es un proceso que consiste en unir dos piezas de metal por medio de un tercer metal conocido con el nombre “soldadura floja”. Este último metal consiste en una aleación compuesta generalmente por un 50% de estaño y un 50% de plomo. Puede utilizarse extensamente en los trabajos de reparación, en especial en bisutería y en joyería de precio económico; asimismo es recomendable para efectuar reparaciones en las joyas esmaltadas. No obstante, para la joyería de calidad no debe usarse dicha clase de soldadura. Siempre que sea posible, especialmente cuando se trata de plata o de otros metales preciosos, debe emplearse la soldadura fuerte.

Soldadura fuerte:

En los trabajos de joyería de calidad en que sea preciso unir en forma permanente varias piezas de metal, se empleará la soldadura fuerte. Consiste en una parte del mismo metal usado en la fabricación de la joya, aleado con un metal básico como el zinc o el latón. La cantidad de aleación en la soldadura fuerte determinará su punto de fusión.

La plata de ley, que consiste en un 925 partes de plata y 75 de cobre, se liquida a los 893ºC. Así, debe emplearse una aleación de plata que alcance un punto de fusión de menos de 893º. La escala normal de fusión para la soldadura fuerte se extiende entre los 650º y los 790º.

El fundente:

Al calentar un metal, se forma rápidamente óxido, y este óxido impide que la soldadura fluya sobre las superficies metálicas que se desea unir, lo cual impide a su vez que la soldadura se realice en debida forma. Para evitarlo se emplea una substancia llamada “fundente”. Una capa de fundente sobre una superficie que haya sido previamente limpiada no impedirá que “corra” la soldadura ni el contacto de ésta con los metales que se trata de unir y, en cambio, impedirá la formación de óxido metálico, absorberá el óxido formado en el precalentamiento y facilitará la fusión de la soldadura.

El fundente más común es el bórax. Mezclado con agua, adquiere la consistencia de una crema. El bórax se emplea mezclado con ácido bórico. Esta mezclas se realizan con proporciones que pueden variar desde un 75% de bórax y un 25% de ácido bórico hasta un 75% de ácido bórico y un 25% de bórax. También hay fundentes líquidos comercialmente preparados que resultan más fácil de usar.

Aplicación del fundente y la soldadura:

El fundente se aplica con un pincel de pelo sobre las superficies recién limpiadas. Antes debe calcularse en forma aproximada la cantidad de soldadura requerida para que se distribuya entre las superficies de las piezas que se trata de unir. Después se calienta la pieza con una temperatura adecuada, se requiere cierta práctica, la indicación de la temperatura se obtiene observando el brillo de la pieza que se está soldando. El mayor calor  está, por lo general, localizado cerca de la punta de la llama. Cuando ésta haya adquirido la tonalidad de rojo oscuro, concéntrese en la junta. Téngase en cuenta que la soldadura fluye hacia el punto más caliente. Así las superficies metálicas de la pieza fundirán las soldadura, uniéndolas en una sola.

You Might Also Like